img_0975.JPG

De viaje por Asturias

Estefanía Costas

El pasado jueves 5 de mayo, a las 8:45 de la mañana, los alumnos de 1º ESO del colegio Miralba, partimos rumbo a tierras asturianas, dispuestos a pasar un par de días repletos de actividades, visitas culturales y muchas risas.

Os preguntaréis, ¿cuál era el plan? Aquí os lo contamos.

Nuestra primera parada fue Mondoñedo, un pequeño pueblo lucense, en donde pudimos conocer la catedral, hacernos fotos de grupo y recorrer sus acogedoras calles. Tras un par de horas disfrutando de este lugar, volvimos a subirnos al autobús para dirigirnos al siguiente destino de nuestro viaje: Cudillero. Nada más llegar nos dimos cuenta de que aquel era un lugar diferente, repleto de encanto. Lo primero que nos llamó la atención fueron los árboles que crecían en los barrancos confiriéndoles una apariencia casi mágica. También las hermosas vistas, las casas de colores, las estrechas calles adoquinadas y los jardines. Allí subimos hasta un mirador desde el cual pudimos disfrutar del increíble paisaje y, aunque a algunos nos costó bastante alcanzar la cima y sufrimos algún percance con las ortigas, valió la pena.

La siguiente parada en nuestra ruta era Oviedo, donde pudimos visitar Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, un palacio y una iglesia prerrománicos cuyas piedras nos fascinaron y desde donde pudimos disfrutar de una increíble vista de la ciudad.

Ya caía la noche cuando llegamos al albergue El Florán, en donde nos alojamos, cenamos y jugamos antes de, finalmente, irnos a la cama a reponer fuerzas para el día siguiente.

El viernes pasamos la mañana en el museo minero, el MUMI, donde aprendimos mucho sobre la dura vida de los hombres y mujeres que trabajan en las minas, las enfermedades que sufrían, las herramientas que empleaban… Pero la parte más emocionante de la visita fue cuando nos bajaron… ¡A una mina de verdad!

Tras subirnos en un ascensor que, entre ruidos varios y casi a oscuras nos bajó hasta las profundidades de la mina, un minero nos fue explicando los diferentes elementos con los que esta se sostenía para que no se cayera encima de los mineros, las herramientas que se usaban, los procesos que había en la extracción del carbón… Durante casi una hora, recorrimos aquellos pasadizos, pudimos saber lo que se sentía al ser trasladado en el tren en el que los mineros llegaban a los lugares de extracción, descendimos por difíciles y estrechas pendientes y conocimos los sonidos que allí se producían.

Nuestra última parada fue un premio. Aunque no estaba planeado, como nos habíamos portado tan bien durante esos días, fuimos hasta Gijón. Allí pudimos conocer una ciudad llena de encanto, cuya playa está en pleno centro.

Finalmente, cansados, algunos un poco mareados, pero muy contentos, regresamos a casa para pasar un fin de semana de descanso y reponer fuerzas.

1º de ESO

Canal de 1º de ESO