dsc00729.JPG

Las familias, sal y luz para sus hijos

En las pasadas semanas, los jueves 3 y 10 de noviembre, celebramos en la Eucaristía de la Comunidad Educativa el envío de los padres y madres de la catequesis familiar como catequistas de sus hijos.

Y es que, tal y como recogen los principales documentos de la Iglesia, los padres son los primeros catequistas de sus hijos. Por eso en el colegio optamos por una catequesis familiar. De esta manera, las familias pueden responder al compromiso adquirido en el momento del bautismo de educar a sus hijos cristianamente, acercarles a la figura de Jesús y compartir su fe con ellos.

Después de las primeras sesiones, cuando ya se empieza a coger ritmo en este proceso de iniciación en la fe y preparación de los sacramentos de la penitencia y la comunión, toda la Comunidad Educativa realizó el gesto de enviar a esa misión dentro de la Iglesia a estas familias. Fue en la eucaristía de cada jueves, con un gesto sencillo. Se leyó el Evangelio en el que Jesús les dice a sus discípulos que ellos son como la sal y como la luz (Mt 5, 13-16), es decir quienes pueden dar sabor a la vida y quienes tienen que alumbrar a quienes les rodean, posibilitándoles así que saboreen y puedan ver a Dios en sus vidas. Esa es la labor de los catequistas, en este caso de las familias con sus hijos: ayudarles a crecer en el conocimiento y la experiencia de Dios, en la confianza en Jesús, en dar sentido a sus vidas desde la esperanza y el amor, sabiéndonos hijos amados por Dios y hermanos los unos de los otros. 

Tras la homilía, se realizó el gesto de envío, con la profesión de fe, la explicitación del compromiso y la lectura de una oración por parte de las familias. Como recordatorio de este envío se les hizo entrega de un pequeño saquito con sal (a las familias de 2ºdeComunión) y de una vela (a las familias de 1ºdeComunión).

Acción Evangelizadora

miralba_icon_logo.png

Al encuentro con Jesús

dscf6659.jpg