dsc01598.JPG

Mochillas llenas de Paz

El pasado viernes, después de toda una semana de preparación a través de las tutorías y Buenos días, la Comunidad Educativa del colegio (familias, alumnos, profesores y demás personal del Centro), nos reunimos para celebrar el "Día Escolar de la Paz y la No Violencia", que cada año conmemoramos el 30 de enero, aniversario de la muerte de Gandhi, un pionero en la lucha a favor de la no violencia. 

Un gesto con el que dar testimono de que en nuestro sentir más profundo anida un deseo sincero de paz, y sumarnos al testimonio de muchos otros centros educativos que en estos días quieren trabajar y ser signo de esperanza para el futuro, convencidos de que la sensibilización y la educación son instrumentos de fuerza y transformación.

En la tutoría de la pasada semana, hemos tratado de ponernos en el lugar de miles de niños que durante la guerra ven cómo su mundo se viene abajo. Hemos visto cómo muchas familias se ven obligadas a salir  de sus hogares para intentar salvar la vida de los que más aman.

Hemos tratado de imaginar cómo se sentirían lejos de todo aquello que conocen y aman, teniendo que abandonar sus casas, llevando con ellos solo lo mínimo, lo imprescindible… para vivir en campos de refugiados, en tiendas de campaña parecidas a esta que nos ha cedido e instalado la BRILAT y que tuvimos en el patio durante dos días (Nuestra agradecimiento a la Brigada de Infantería Ligera Aerotransportable)

Y hemos tratado de pensar qué nos llevaríamos nosotros si estuviéramos en su lugar. ¿Qué necesitaríamos? ¿Qué nos llevaríamos en nuestra mochila? ¿Qué cosa sería imprescindible o nos haría sentir bien? Por eso cada curso, durante la celebración ha colocado en una mochila aquello que ha valorado como necesario e imporante para ellos, y por tanto, también para esos niños. Esas mochilas se las haremos llegar a esos niños refugiados a través de la Fundación CUME que, entre otros proyectos, fomenta la solidaridad con los sectores más vulnerables.

En esas mochilas metimos rotuladores, "para que puedan pintar las noches de bonitos colores", también peluche "para que puedan abrazarlos cuando se sientan solos", juegos de mesa "para hacer más llevaderas las interminables horas de espera", lápices "como símbolo del derecho a la educación"... Puedes leer en los siguientes enlaces los deseos de paz que cada etapa educativa preparó para incluir en esas mochilas: Educación Infantil, Educación Primaria, ESO y Bachillerato.

A continuación se leyó un manifiesto que recoge todos los propósitos de Paz de la Comunidad Educativa del Miralba:

Hagamos de un gesto, sencillo... pequeño...


Un gesto muy grande, ¡un gesto de Paz!


Que se unan sonrisas y lluevan abrazos,


que choquen las manos, sellando amistad.

Que se oigan palabras, cargadas de Vida

regalando gracias... ¡Prometiendo Paz!


Crece hoy más conmigo, siéntate y hablemos...

que yo cada día, contigo crezco más.

Descubro y aprendo, resuelvo conflictos...

¡Construimos juntos un entorno de Paz!

Y aprendo que el mundo ya no está tan lejos,

viaja hasta mi cole, me enseña a mirar...


En una mochila irán nuestros sueños

anunciando al mundo...¡Que queremos Paz!

Hagamos de un gesto, sencillo... pequeño...

Un gesto muy grande, ¡un gesto de Paz!

La celebración concluyó con música, con la coreografía de la canción "Hacer un mundo nuevo" de Unai Quiros, que los alumnos de 5º y 6º EP bailarán junto a escolares de otros colegios de Vigo en la juntanza por la Jornada Escolar de la Paz y la No Violencia que tendrá lugar el propio día 30 de enero en el patio de los Maristas. 

Y justo al terminar de bailar... nos quedamos congelados. Y es que nos sumamos a la moda de los Mannequin Challenge, expresando nuestros deseos de PAZ. Más de 1200 personas completamente (o casi) quietas, lanzando un mensaje de paz y amor: abrazos, manos que se ayudan, sonrisas, corazones... nuestros mensaje quieto y silencio para gritar bien fuerte que la comunidad educativa del Miralba quiere la Paz. 

Acción Evangelizadora

miralba_icon_logo.png

Al encuentro con Jesús

dscf6659.jpg